Esta es la auténtica clave para activar la fuente de la juventud del cerebro

Notícias relacionadas

¿Qué es la clinofilia? Si te cuesta salir de la cama quizás lo sufras

La clinofilia, también denominada clinomanía, es una conducta no demasiado conocida...

Por qué perder peso no es lo mismo que perder grasa

En España un 16,5% de hombres de 18 años...

Cáncer digestivo, síntomas que deben ponerte en alerta

El cáncer digestivo puede afectar a diferentes partes de este sistema. Pueden...

COMPARTIR

Un estudio revela que el ácido oleico producido en el cerebro es un regulador esencial del proceso que permite el aprendizaje y la memoria 

El deterioro cognitivo implica alteraciones en el pensamiento, el aprendizaje, la memoria, el juicio y la toma de decisiones. Este puede ser leve o no. Algunos signos de este deterioro incluyen: pérdida de la memoria y dificultad para concentrarse, completar actividades, comprender, recordar, seguir instrucciones y solucionar problemas. Otros menos habituales son la pérdida de motivación o desorientación.

Muchas personas temen experimentar los deterioros cognitivos y del estado de ánimo, frecuente a una edad avanzada, incluidos los trastornos de la memoria como la enfermedad de Alzheimer y las condiciones del estado de ánimo como la depresión.

Ácido oleico para frenar el deterioro cognitivo

No, de momento no existe una forma de tratar estas y otras afecciones relacionadas. Sin embargo, un equipo del Baylor College of Medicine y el Jan and Dan Duncan Neurological Research Institute (Duncan NRI), del Texas Children’s Hospital, identificó una pieza faltante en el rompecabezas de cómo la memoria y el estado de ánimo son sostenidos y regulados en el cerebro.

Su estudio, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences, revela que el ácido oleico producido en el cerebro es un regulador esencial del proceso que permite el aprendizaje y la memoria y apoya la regulación adecuada del estado de ánimo.

A juicio de los investigadores, el hallazgo allana el camino para descubrir nuevas estrategias terapéuticas potenciales para contrarrestar el deterioro cognitivo y del estado de ánimo en pacientes con trastornos neurológicos.

“La investigación ha demostrado que algunas regiones del cerebro tienen la capacidad de generar nuevas neuronas, proceso denominado neurogénesis. La región del hipocampo del cerebro de los mamíferos adultos tiene la capacidad continua de formar nuevas neuronas, repararse y regenerarse, lo que permite el aprendizaje, la memoria y la regulación del estado de ánimo durante la vida adulta”, explica la coautora correspondiente, la doctora Mirjana Maletic-Savatic, investigadora en Duncan NRI.

Importantes implicaciones terapéuticas

En este estudio, el equipo buscó una manera de aprovechar la fuente de la juventud, para reactivar el proceso de neurogénesis para prevenir su declive o restaurarlo.

“Sabíamos que la neurogénesis tiene un ‘regulador maestro’, una proteína dentro de las células madre neurales llamada TLX que juega un papel importante en el nacimiento de nuevas neuronas. Sin embargo, no sabíamos qué estimulaba a TLX para hacer eso. Nadie sabía cómo activar TLX”, señala el coautor Damian Young.

Los investigadores descubrieron que si el ácido oleico se une a TLX y esto aumenta la proliferación celular y la neurogénesis en el hipocampo de ratones jóvenes y viejos. “Este ácido oleico se produce dentro de las células madre neurales para activar TLX”, siguen.

Si bien el ácido oleico también es el componente principal del aceite de oliva, esta no sería una fuente efectiva de ácido oleico porque probablemente no llegaría al cerebro, explicaron los investigadores. Debe ser producido por las propias células.

El hallazgo de que el ácido oleico regula la activación de TLX tiene importantes implicaciones terapéuticas. “Esta estrategia podría usarse potencialmente para tratar enfermedades como los trastornos depresivos mayores y la enfermedad de Alzheimer. Esto es increíblemente emocionante porque proporciona una nueva forma de tratar estas enfermedades debilitantes que necesitan tratamientos efectivos”, concluye Young. 


Esta información no sustituye en ningún caso al diagnóstico o prescripción por parte de un médico. Es importante acudir a un especialista cuando se presenten síntomas en caso de enfermedad y nunca automedicarse.